M&M’s y la historia de sus bolitas de chocolate - Ágora Design
9087
post-template-default,single,single-post,postid-9087,single-format-standard,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_right,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

M&M’s y la historia de sus bolitas de chocolate

Franklin Clarence Mars  tuvo que dejar los estudios porque no podía caminar hasta la escuela. Entonces su madre empezó a darle clases en la cocina de casa mientras le enseña trucos culinarios como sumergir alimentos en chocolate.

El negocio parecía irle bien y en 1911 se dedicó a vender cestas de caramelos y turrones  un año más tarde, en 1930, llegó el primer pelotazo familiar: una barrita de caramelo y cacahuete cubierta de chocolate, que comercializaron bajo el nombre Snickers.

Durante toda la vida, padre e hijo tuvieron una relación tortuosa que terminó con el exilio de Forrest –el hijo– a Inglaterra con la excusa de fabricar barras de chocolate para el ejército británico. Allí estableció las bases para crear nuevo negocio, que finalmente cristalizarían en la sociedad Mars Incorporated.

Durante la Guerra Civil Española. Forrest Mars viajó a España y vio cómo los soldados del frente recubrían con azúcar el chocolate antes de comerlo. Al rebozarlo de esta manera impedían que se derritiera en las manos debido a las altas temperaturasEn 1940 Forrest regresó a EEUU con esta idea y buscó financiación para llevarla a cabo. Durante una ronda con inversores dió con Bruce Murrie, hijo del presidente de la compañía chocolatera Hershey. Con Murrie llegó a un acuerdo para crear la empresa y en 1941 comenzaron a vender bolitas de chocolate recubiertas de azúcar al ejercito estadounidense.

Puesto que los apellidos de ambos comenzaban por la letra M, crearon el acróstico M&M’s para el naming de la empresa. El éxito fue tal que cuatro años más tarde se pusieron a la venta al público en general.

Originalmente los M&M’s se produjeron en seis colores: rojo, naranja, amarillo, verde, marrón, y azul. Aunque en la actualidad hay más de 15 e incluso se pueden personalizar con los textos y las imágenes que se quiera.

Durante años siguientes surgieron muchas marcas que imitaban a los M&M’s y para garantizar que los consumidores recibían los genuinos M&M’s, a partir de 1950 empezaron a imprimir una “M” en cada uno de sus M&M’s. La cruzada abierta desde la compañía contra las copias de su producto, les llevó a lanzar una campaña con el slogan “Busca la M en cada caramelo”.

1954 fue el año en el que nacieron las mascotas de M&M’s. Originalmente eran solo dos pero con el tiempo pasaron a ser 6. Hay algo que se desconoce y es que cada una tiene un nombre y una personalidad diferente.
Red: es el líder del grupo, un listillo que representa a los M&M´s originales.
Yellow: Es el más tontorrón y representa a los M&M´s rellenos de cacahuete.
Green: Es la presumida y representa a las variedades más finas.
Blue: Es el ligón y representa a los M&M´s rellenos de almendra.
Orange: Es el miedoso y representa a los M&M´s rellenos de pretzel.
Y la señorita Brown: que es la última incorporación y fue presentada en la Super Bowl de 2012.

A comienzo de los 80 los M&M’s se convirtieron en el primer caramelo consumido en el espacio. Tal cual. Los primeros astronautas del transbordador espacial internacional, eligieron estas chocolatinas de Mars para incluir en su suministro de alimentos.

La década de los 80 fue una época movidita en todos los sentidos. Por aquel entonces empezaban a escucharse las primeras voces críticas con los alimentos con exceso de grasa y azúcares y –como vimos con la marca McDonald’s– el color rojo se empezó a asociar a este tipo de alimentos. Por eso durante unos años eliminaron el M&M de color rojo de sus chocolatinas. Gastaron mucho dinero en hacer que sus productos se asociaran a hábitos alimenticios saludables. Por eso empezaron a patrocinar eventos deportivos como los Juegos Olímpicos –en los que Snickers fue “aperitivo oficial”– o la Copa Mundial de fútbol de Italia 90.

 

Por: WEIMARK BRANDING

Compartir Artículo:

Ágora
creativos@agoradesign.co
Sé el primero en Opinar

Publica un Comentario